Solo triunfa quien es Perseverante PDF Imprimir E-mail
Escrito por Juan Carlos Salas V. - Socio   
Jueves, 26 de Septiembre de 2013 17:16

Recordemos que antes, para llegar a cumplir las metas trazadas bastaba con ser bueno haciendo algo, cultivar el talento, sacrificarse mucho o tener relaciones en el ámbito adecuado, estas personas eran los frecuentemente que llegaban a triunfar en su negocio sin derrumbarse o pagar un alto precio en el camino, hoy en día, ese esquema ya no es suficiente, existen muchos ejemplos que demuestran que hay que ser perseverante en lo que uno busca pero sobre todo, no perder el rumbo del sueño trazado y emprendido.

 

Ser un emprendedor definitivamente no es una tarea fácil, se los puedo decir con conocimiento de causa, empezar de cero, en ocasiones con pocos recursos pero con la firme decisión de formar un esquema de negocio que diferencie y permita abordar un nicho de mercado es bastante complicado pero, los logros, una vez que son alcanzados dan frutos absolutamente gratificantes.

 

Hay muchas decisiones difíciles de tomar, mucha información que valorar, y no siempre uno es el experto en todo ello, por ello es recomendable armar bases sólidas desde un inicio (crear equipos de trabajo que sirvan de bastón en las diversas áreas ó tareas que formen parte del proyecto emprendido, uno puede querer, tener la iniciativa, pero no necesariamente se puede saber todo), además, a eso hay que sumarle el hecho que el mercado es muy cambiante y dinámico que todo sucede con mucha rapidez y estos temas, si no son previstos desde un inicio, pueden generar tensión, en esos momentos, si no se cimentaron bases que soporten los vientos fuertes, la casa (el esquema de negocio), se nos puede venir abajo, una empresa, una idea de negocio y, sobre todo, nuestra capacidad de buscar soluciones. Por ello, y ante estas situaciones, lo que normalmente se estila es utilizar soluciones ya usadas, con lo que no queda espacio para la creatividad. 



La pregunta sería entonces, como hacen las personas que triunfan?, por experiencias previas, podría señalar que lo siguiente:

 

1.   Hacen lo que tienen que hacer inmediatamente, no dejan para mañana lo que pueden hacer hoy.

2.   No piensan demasiado. Analizan y revisan un asunto, toman decisiones y no le dan más vueltas.

3.   No son pesimistas. No se enfocan en los “supuestos”.

4.   Conocen sus límites, ordenan prioridades, las asumen y delegan.

5.   Delegan, saben dejar a terceros (especializados), lo que no es objeto de su negocio.

6.   Saben que es mejor conocer a quien sabe algo que quien dice saberlo todo. 

7.   Son positivos, constructivos, no caen en el negativismo, en el pesimismo.

8.   Son coherentes. No cambian de línea de acción o de pensamiento cada rato.

9.   Win-win. Crean sinergias y colaboraciones en las que ambas partes ganan claramente.

10. Crean un modelo de negocio sencillo, claro, sostenible.

11. Saben gestionar, tienen grandes habilidades para relacionarse con los demás.

12. Calidad y menos horas perdidas. Son como francotiradores, en lugar de disparar perdigones.

13. Saben desconectarse. Todo tiene un momento y un lugar.

14. Asumen su responsabilidad. Aprenden de ello en haras de la estabilidad del negocio.

15. Confían en sus equipos de trabajo, sabe que no puede estar en todas partes a la vez.

16. Los contratiempos son parte del juego.

17. No se desalientan ante el fracaso, saben que es parte del proceso de llegar a la meta.

18. Reducen el mecanismo de “ir en piloto automático” e innovan.

19. Aceptan las cosas tal y como son.

20. Viven el momento tal y como es, no como les gustaría que fuera, y lo aceptan.



Como resumen, se puede decir que una persona perseverante es aquella que tiene una voluntad fuerte, libre y que es capáz de elegir en que ocupa su mente, que es aquel que decide qué asunto merece de su dedicación y tiempo y cual no.





Última actualización el Jueves, 26 de Septiembre de 2013 17:44
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 Próximo > Fin >>

Listado de Artículos